Arturo Squella




Quién soy?

Soy Arturo Squella, estoy casado con María de los Angeles Vial y tenemos una hija de nombre igual que la madre. 

Soy abogado, estudié en la Pontificia Universidad Católica de Chile, lugar donde tuve una activa participación como dirigente estudiantil, primero como vicepresidente del Movimiento Gremial y luego como Secretario General de la Federación de Estudiantes.

Durante los años 2005 a 2008 y luego de pasar por Estados Unidos, en donde trabajé y estudié en el Leadership Institute Virginia , trabajé en la Fundación Jaime Guzmán Errázuriz, primero como coordinador del Programa Jóvenes al Servicio de Chile y luego como Director de la nueva Área de Formación y como Director del Programa de Fortalecimiento del Liderazgo Local.

En mi partido, la Unión Demócrata Independiente (UDI) he participado activamente durante los últimos años, en materias de Formación, dando cursos y charlas a lo largo de todo Chile y hoy formo parte de la Comisión Electoral.

Actualmente soy diputado por el periodo parlamentario 2010 – 2014, representando el distrito 12, que comprende las comunas de Quilpué, Villa Alemana, Limache y Olmué y formando parte como miembro permanente de las Comisiones de Constitución, Legislación y Justicia y la de Seguridad Ciudadana y Drogas.

Política y Servicio Público

Para todos quienes sentimos en algún grado interés por lo que ocurre más allá de nuestras propias realidades, resulta fácil referirnos a nuestras motivaciones.

Siempre he sostenido que el servicio público, nos permite sacar lo mejor que tenemos de cada uno y con ello proyectarnos hacia un mejor futuro. Quizás resulta difícil de entender teniendo en cuenta el desprestigio innegable que tiene para muchos la política y la facilidad con que varios de quienes la practican hacen de ella un sinónimo de servicio sin base alguna.

Cuando se tiene conciencia de que uno puede contribuir a otro necesitado, la reacción a mi juicio natural es efectivamente destinarle al menos un momento a ello. Ahora, cuando conoces a un grupo de personas que piensan igual a ti, y están dispuestos a trabajar por lo que tu crees un deber, no se piensa más allá de tres segundos y decides entregarte a las motivaciones y servir.

Si bien mi rol actual dentro del Servicio Público es desde la arista política, soy un convencido que la labor pública se da desde una gran cantidad de ámbitos, dentro de los cuales se encuentra el académico, el de los medios de comunicación, el voluntariado e incluso desde el mundo privado o particular.

Para quienes ingresamos abiertamente a la política la responsabilidad es doble: primero agotar los esfuerzos por entregar un servicio de excelencia de acuerdo al ámbito de trabajo y segundo colaborar por mejorar la percepción de dicha labor. Para esto último es fundamental promover e incluir a quienes verdaderamente asumen responsabilidades públicas como respuesta a una vocación de servicio y de entrega a los demás.

Sentido de Equipo

Muy de la mano con la vocación de servicio y con la especial tarea de devolverle el prestigio a la actividad pública, es fundamental entender que los objetivos se sacan adelante en equipo.

Los pilares del trabajo colectivo son a mi juicio la confianza recíproca, un fin u objetivo específico y la participación con lo mejor de cada cual reconociendo las virtudes personales y también las limitaciones. Estos elementos se encuentran muy presentes a la hora de definir mi generación de trabajo. En dicho grupo asumimos que el rol de cada cual se inserta dentro de un objetivo compartido para el cual cada uno trabaja desde su ámbito de responsabilidades.

Por qué la UDI

La UDI irrumpe en el esquema político chileno a fines de los años 80, rompiendo la lógica de partido de centro derecha que desde la perspectiva de algunos, no asumía una decidida representación del mundo popular. En este sentido la UDI adopta el carácter de partido popular, no como un efecto de las circunstancias, sino como una definición doctrinaria que plantea como principal objetivo del partido la representación de las personas provenientes de los sectores más pobres de Chile.

Dicha característica sumada al profundo respeto por la libertad de las personas, nos identifica como un partido que no hace diferencias sociales y que sitúe como razón de la igualdad entre las personas la dignidad que todo ser humano tiene. Por esto último la UDI asume como su principal desafío no sólo la derrota de la pobreza material, sino que a ella se le suma la pobreza espiritual.

Junto a lo anterior, me identifico con la UDI por la concepción de sociedad en donde la persona se encuentra en el centro y las organizaciones de personas, juegan un papel fundamental en la sociedad. En este esquema el Estado está al servicio de la persona y sólo asume un rol subsidiario.

Cuando Jaime Guzmán fundó la UDI, tuvo claro que estas características, si bien no representan una gran novedad, jamás se habían observado de manera sistemática en un partido de centro derecha. Esa es la razón por la cual estoy en la UDI y esa es la razón por la cual mi vocación de servicio público la canalizo a través de mi partido.